5 ideas para ahorrar energía y evitar el frío

5 ideas para ahorrar energía y evitar el frío

Comienza la época más fría del año. Cuando las temperaturas disminuyen, nos cuestionamos cómo hacer un uso eficiente en casa de la calefacción sin que eso signifique aumentar los gastos básicos del hogar ni morirnos de frío. Estos son algunos consejos que queremos darte en Comifort para ahorrar la energía en casa y evitar el frío durante esta temporada de invierno:

Ten tus aparatos a punto:

Probar las radiadores, mantener los filtros, tubos y salidas de humo limpios, evitar interponer barreras ante las fuentes de calor, pueden ser algunas de las ideas para confirmar que tus aparatos estén a punto para esta temporada. No importa la fuente de calor artificial que utilices, sabemos que una mayor eficiencia se consigue cuando los aparatos y electrodomésticos tienen el mantenimiento adecuado.

Uno de los electrodomésticos que más energía consume es el frigorífico, recuerda revisar si tiene bien ajustada la temperatura para que no consuma energía de más. 

Por otra parte, independientemente del sistema que uses para calentar la vivienda es importante que te asegures de su funcionamiento, no solo por seguridad (ya que muchas calderas son de gas y pueden haber fugas) sino también, porque en muchos casos se está gastando mucha más energía sin necesidad.

Revisa tus puertas y ventanas:

Una gran parte de la climatización del hogar se pierde por muros y ventanas, por pequeños resquicios y grietas a los que no damos importancia pero que la tienen.  Para evitar que se escape el calor tienes que optar por ventanas y puertas que aíslan muy bien. Una buena opción son las ventanas reforzadas con doble cristal que permiten evitar que se pierda la mitad de la energía de la casa. 

Ahora bien, si te has dado cuenta de que las ventanas y puertas de tu casa no tienen la mejor instalación para evitar este tipo de problema, puedes reforzarlas tú mismo con cintas adhesivas de aluminio, silicona, sellos y aislamientos a prueba de corrientes de aire. De esta manera se podría mantener un 10% más el calor generado por la calefacción. Para esta solución no necesitas profesionales, puedes hacerlo tú mismo y a un bajo costo.

Mantén a raya el termostato:

Tener un termostato permite mantener una temperatura ideal evitando los golpes de calor, que son los que encarecen la factura. Lo mejor es estar en casa abrigados, como corresponde a la época del año, y mantener el termostato en un nivel razonable que se sitúa entre los 19 y los 21 grados. No es bueno buscar que la casa esté como si estuviéramos en verano, no solo por el aumento excesivo de tus facturas energéticas sino también por tu salud. 

Y ahora te preguntarás, ¿qué tiene que ver tu salud en todo esto? y es que si existe una notable diferencia entre la temperatura del interior de la vivienda y la del exterior esto puede hacerte más propenso a los resfriados y las dolencias relacionadas con el frío.

Alfombras y barreras:

Las alfombras durante esta época pueden convertirse en tu mejor amigo, son perfectas para servir como barrera contra el frío que viene desde el piso y darle calor y calidez a tu hogar. Además de en espacios comunes, como el salón, es recomendable también colocar alfombras en los dormitorios, que aportarán además confort y calor cuando nos levantemos de la cama.

Algunas alfombras incluso pueden colgarse de las paredes, a modo de tapiz, y ayudar con ello a mantener el calor de las habitaciones, además de mandarle al ojo un mensaje de calidez de forma instantánea.


Lo ideal es una alfombra que vaya acorde al estilo de la mesa de comedor, mueble de tv  o la estantería para que aporten un toque cosmopolita a tu hogar.

Aprovecha el sol al máximo:

Si tienes la oportunidad de tener luz natural directa en las principales estancias, aprovéchala que es la que va a dar vida a tu hogar, además de llegar a una temperatura ideal y crear un espacio acogedor.

El sol es un recurso natural, gratis y saludable para el cuerpo. Un poco de Vitamina C al cuerpo no le hace daño a nadie y menos en una época donde tanta falta hace. Subir las persianas cuando brilla en el cielo y cerrarlas bien cuando se pone para conservar el calor acumulado es un truco sencillo que contribuirá a que el calor en el hogar no dependa solo de recursos artificiales como la calefacción.

Además, es importante para la conservación de los materiales de tus muebles, ya que un fuerte contraste de temperaturas puede afectar a su aspecto, haciéndolo envejecer con mayor rapidez.

¿Conoces alguna otra recomendación para ahorrar energía sin pasar frío? Compartela con nosotros por nuestro instagram @Comifort