MADERAS Y CHAPAS DE MADERA
CUIDADO CON LA EXPOSICIÓN AL SOL

Las características de estos materiales hacen que sean sensibles a la luz solar. Por ello, si están expuestos a de forma regular a este tipo de luz, te recomendamos que evites dejar objetos de forma prolongada en estas superficies durante las primeras 6 o 8 semanas. Esto debería a evitar que aparezcan marcas o anillos en los muebles.

MODO DE LIMPIEZA

Un paño húmedo (no empapado) será suficiente. Es importante secar bien este tipo de superficies ya que pueden resultar dañadas con líquidos. En caso de que se derrame algo sobre ellas, se debe secar de inmediato. Si es necesario eliminar cualquier mancha, se debe frotar suavemente, usando jabón suave y agua tibia.

 

CUERO
DAÑO POR SOL Y/O CALOR

El cuero puede aclararse si está expuesto a la luz solar directa, así que ten cuidado donde lo coloca si deseas evitar que cambie de color. También puede dañarse si está expuesto al calor, por lo que recomendamos nos colocarlo no lo coloque demasiado cerca de un radiador o de fuentes de calor como chimeneas.

MODO DE LIMPIEZA

Puedes limpiar el cuero con un paño suave y seco. O utilizando un paño y agua jabonosa para una limpieza más a fondo. Para que el cuero se vea lo mejor posible, recomendamos limpiarlo regularmente con un producto específico para cuero.

 


TAPICERÍA
EXPOSICIÓN CONTINUADA AL SOL

El color de los muebles tapizados aclarará con el tiempo si se exponen a la luz solar directa, así que debes tener cuidado con la ubicación de los muebles.

MANTENIMIENTO DE LOS COJINES

Para que el aspecto de los cojines de los asientos sea el mejor posible, y evitar que pierdan la forma, es recomendable girarlos regularmente. Agita los cojines de espuma, plumas o fibra con la mayor frecuencia posible para ayudarlos a mantener su forma.

PATAS
Asegúrate de que las patas de tu silla o sofá estén bien apretadas. Trata de no arrastrar este tipo de muebles para evitar dañar con ello sus patas o el piso.